martes, 5 de septiembre de 2017

París es siempre una buena idea, Nicolás Barreau

Al fin puedo hacer una nueva reseña y es de uno de mis escritores favoritos: Nicolás Barreau, sus historias son bonitas, románticas, te atrapan y te hacen soñar a pesar de ser algo sencillas, esta es la tercer reseña que hago sobre sus libros, les dejaré los enlaces al final por si alguien quisiera leerlas.




Ficha técnica:
Editorial: Booket
Temática: Novela contemporánea
Colección: Novela y Relatos
Número de páginas: 320
Precio: $348.00 pmx

Sinopsis:
¿Quién no tiene un sueño por cumplir? ¿Quién no aspira, en el fondo, a encontrar el amor perfecto?
París es siempre una buena idea para buscar la verdad y encontrar el amor…
La propietaria de una pequeña y adorable papelería. Un atractivo profesor de literatura norteamericano. Dos vidas paralelas unidas por un libro infantil con una dedicatoria que esconde un misterio.

«Cómo algo que empieza con una pelea y una mentira puede acabar con una sinfonía de sentimientos auténticos.» Jolie
«Una de esas novelas en las que te gustaría vivir». Màxim Huerta

Mi opinión:

La historia trata de Rosalie, una parisina que tiene una papelería en la que se hacen las postales más originales y lindas del mundo, su vida ha estado marcada por el color azul, un buen día su rutina da un giro pues el escritor más famoso de Francia, Max Marchais,  la contrata para ilustrar su nuevo cuento infantil: El tigre azul,  ella gustosa acepta y comienza una gran amistad.

"Rosalie adoraba el color azul. Había sido así desde que podía pensar. Y de eso hacía ya veintiocho años."

Las cosas cambian cuando llega Robert un profesor americano que al ir pasando fuera de la tienda de Rosalie descubre el libro y él asegura que es un plagio y tiene manera de demostrarlo. Ellos se unirán para descubrir el secreto de ese libro y su misteriosa dedicatoria:
"Lo más importante son las manchas de pintura. La nostalgia que no hay que perder nunca. Y creer en los propios deseos."

Entre líos familiares, malentendidos, celos, traiciones y secretos, el autor nos envuelve con historias distintas que terminarán haciendo muy ameno el libro. Nos dan el punto de vista de Rosalie, Robert y Max, y esto es una gran sorpresa pues conoceremos mucho más de cada uno, además que en libros anteriores Nicolás Barreau no había hecho esto.

El autor te transporta a París, hace que imagines cada rincón del departamento de Rosalie, el cartel de su tienda, cada calle y café que menciona, es una de las cosas que me encantan de Barreau, te hace viajar y sentirte en cada uno de los escenarios que describe.

En resumen y para que no se me vaya a ir algún spoiler... a pesar de ser una trama un poco sencilla, te recuerda que los pequeños placeres de la vida son los que nos hacen más felices, recomiendo totalmente este libro si lo que les gusta son las historias de amor frescas y divertidas, mágicas y encantadoras.
Estas son algunas de las frases que más me gustaron del libro:
Y la primavera a veces concede deseos que el invierno no ha podido hacer realidad.
Nunca hay que avergonzarse del amor.
El amor es eterno mientras dura.


¿Hay algún color especial en su vida? ¿Cuál es? ¿Les gustan las novelas de Barreau? ¿Creen que París siempre sea una buena idea?