lunes, 4 de septiembre de 2017

Hoy he visto al hombre de mi vida... #7

Hola a todos! espero que estén iniciando de la mejor manera este mes, yo estoy ahora mismo disfrutando de la tarde del domingo, con una taza de nieve, música y en el sillón frente a la computadora, así que ahora mismo continúo con esta historia!!





Carta #1                      Carta #2               Carta #3
Carta #4                      Carta #5               Carta #6

El tiempo en la Universidad fue pasando rápido llegamos pronto al tercer semestre y durante las vacaciones de verano ya había hecho el correo electrónico para escribir a Paola, Julio era el nombre del chico que la amaba, le pedí a un amigo de Guadalajara una foto suya, él era muy guapo pero no tan guapo como para que pareciera que lo había buscado por google xD

Comencé escribiendo a Paola algo como esto:

"Tengo desde el primer semestre viéndote, pero jamás me he podido armar de valor para hablarte, o para pedir que nos presenten, cada mañana lo que más deseo es llegar y verte sonreír y platicar con tus amigas afuera de tu salón, eso es lo que me hace despertar por las mañanas"

Ja! ojalá alguien me hubiera escrito algo así a mi.

Y ella contestó, mi mayor preocupación era que lo ignorara, pero por fortuna no lo hizo, nos agregamos a msn, pero  no la dejé ver la foto porque con lo lanzada que era capaz y lo voceaba en toda la facultad. El tiempo fue pasando y debo confesar que me obsesioné tanto con vengarme de ella que descuidé a Sebastián, al punto de que tuvimos problemas porque hablaba más con Paola que con él.

Nos queríamos muchísimo, ese amor de jóvenes que sientes que te va a consumir, que puede parecer obsesivo o enfermizo a ojos de los demás, comencé a alejarme de mis amigas poco a poco, fui dejando de hacer cosas que disfrutaba porque a él no le parecían correctas, hasta que solo éramos nosotros dos, no había más.

Un día estábamos en clase de informática y Paola empezó a hablar muy fuerte, contando que había un chico llamado Julio que estaba perdidamente enamorado de ella, que lo había visto ya unas cuantas veces afuera del salón y era muy, muy guapo. Y yo pensé "Cómo demonios lo ha visto si mi amigo vive en Guadalajara!" entonces le mostré a unos cuantos compañeros de clase el correo, donde era yo realmente la que le escribía, ellos harían correr el rumor de que todo era falso. Pero Paola era tan rara que no creyó nada. Dejé de escribirle durante la temporada de exámenes, hasta que de nuevo le escribí, al abrir el correo había como 20 correos de ella, y el último decía "Hace como 21 días que no me escribes, qué pasa?"

El tiempo iba pasando, cerca de navidad Sebastián y yo decidimos dar el paso siguiente, estuvimos juntos, y les juro que supe que éramos el uno para el otro, en las novelas lees que el amor verdadero existe, te consume y solo hay dos opciones: son felices por bastante tiempo o acaba contigo, te absorbe y termina siendo enfermizo.

A nosotros sin darnos cuenta nos consumió poco a poco, cada vez que estuvimos juntos sentí que me entregaba el corazón y él me dijo que sentía igual, no era solo sexo, era algo mucho más fuerte. Luego nos pasó lo peor, cambiamos de semestre y cambiamos de grupo, él quedó en la noche y yo en la mañana, cada vez nos veíamos menos y las inseguridades comienzan, la desconfianza hizo de las suyas y terminamos dudando de todo y todos.

La presión que sentía con Sebastián, mantener la broma de Paola, todo se fue acumulando, así que decidí terminar todo el asunto del admirador secreto. Le escribí diciendo que ya era momento de conocernos, le dí mi número, que realmente era el número de mi hermano, y le dije que la esperaría frente a la entrada de la escuela, que llevaría una camisa azul, un pantalón de mezclilla y unos tenis, que ella solo debía esperarme y yo me acercaría.

Gracias por seguir leyéndome, se los agradezco de todo corazón.