lunes, 21 de agosto de 2017

Hoy he visto al hombre de mi vida... #6




Al fin he tenido tiempo de escribir otra vez, he estado muy ocupada en mi trabajo y casi no tengo tiempo libre, pero ya me pongo al día con las secciones, espero que disfruten este capítulo!

Los días fueron pasando, Sebastián y yo queríamos pasar todo el tiempo posible junto, esperábamos cada cambio de clase para poder tomarnos de la mano. Es maravillosa esa etapa, comienzas a conocer mejor a la otra persona, disfrutas tanto de su compañía y por más malos que sean sus chistes tú te ríes.

Mi amiga Marisa poco a poco dejo de hablarme, decía que un día Sebastián me trataría igual de mal que a Paola, que me haría daño y ella prefería no estar cerca, no lo quería y no haría el intento por conocerlo mejor, me había puesto entre la espada y la pared, mi mejor amiga, se supone que las amigas estamos ahí para apoyarnos en las buenas y en las malas. Yo era tan feliz que solo le dije que él día que me necesitara estaría ahí para ella, pero que no me pidiera elegir.

Por su parte Paola, al notar el distanciamiento entre Marisa y yo  comenzó a hacer más rumores y problemas, diciendo que si Marisa me había dejado de hablar era porque también le gustaba Sebastián, que yo lo sabía y aun así había aceptado ser novia de él. Cada vez teníamos más motivos para odiarla, y no solo Sebastián, Marisa y yo, sino todo el salón, poco a poco mis compañeros fueron dejando de hablarle, pero ella seguía siendo fastidiosa y presumida.

Sebastián era todo amor y cariño conmigo, salíamos al cine, a comer, jugábamos videojuegos o pasábamos la tarde viendo películas, sentía lo mucho que me quería, y yo igual a él, todos lo notaban, él era otro, nada que ver con el Sebastián que era novio de Paola, me quería con todo su corazón y yo lo sabía, te das cuenta cuando es la persona indicada para ti.

Un día, antes de terminar el segundo semestre Paola me escribió por msn, me dijo cosas horribles de Sebastián, cosas que él le había dicho a ella, y después ella empezó a decir cosas horribles de mí, hablo mal de la mitad de mis compañeros y eso fue el colmo. Ahora si me había hecho enojar.
Así yo, más o menos


Comencé a idear un plan, me iba a vengar de todo lo que ella había dicho de Sebastián, de Marisa, de mis otros compañeros y de mí. Así que lo primero que hice fue hacer un correo electrónico, pedir a un amigo guapo (que no fuera de mi escuela) una foto, después enviarle un correo diciendo que era su admirador secreto, la iba a enamorar y después le diría que era yo.

Suena estúpido ahora, pero eso me hacía sentir muy bien y en aquel entonces no encontraba como hacer que dejara de molestar, obviamente no le diría a mis profesores, solo se reirían de mi!

Excelente inicio de semana!!